Especial Talleres Literarios: Jesús Tello

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

En San Juan proliferan los Talleres Literarios.
La discusión sobre la validez de los Talleres Literarios es y será siempre disfórica y compleja.
En San Juan proliferan los Talleres Literarios, continuos, breves, institucionales, particulares, específicos, generales, cuestionables, legendarios…
Los coordinadores de Talleres Literarios se parecen inevitablemente a sus Talleres.
Y es necesario que se pronuncien, que se enuncien, que se posicionen.
Aquí la palabra de algunos de los que se cuestionan, experimentan, acercan la palabra literaria como herramienta de una revolución profunda.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Jesús Tello

Nací un  año después del Mundial, seguramente por esa alegría consumada. En el mes del Zonda. Tengo un trauma de Jardín: no me gusta bailar porque al ser el más alto siempre la maestra en los actos bailaba conmigo. Fui abanderado tres veces pero en la facu choqué (9 años de carrera). Fui panadero por eso pienso que la buena literatura se parece a una semita crocante llena de chicharrones. Y el amor es esa semita más té.
La secundaria ¡Genial! ¡Gracias! Escribo más de lo que hablo. Alguna vez debo invertir eso. Actué en una obra teatral y me olvidé de la letra, otro trauma. Ahora trabajo en un taller literario y de albañil, casi como lo mismo diría (sí, he escrito poemas referidos a metáforas con ladrillos, andamios, cuchara cuántica, ¿y qué?). Y escribo porque es la posta.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

¿Cuál es el concepto de literatura desde donde parte tu taller?

En nuestro taller partimos desde la concepción de Literatura como una expresión creativa del lenguaje donde están en juego subjetividades diversas tensadas por disensos y consensos  en autores y lectores. Esa tensión posibilita la discusión literaria y en el ámbito de la escuela primaria, más específicamente en el segundo ciclo, la conversación literaria. Algo tan simple a primera vista pero que configura en lxs alumnxs una práctica literaria que los descomprime al momento de la producción o al leer o releer un texto y luego en la secundaria. Una literatura política en el sentido de la escuela como el lugar de lo público.

¿Por qué crees que es importante la existencia de uno o varios talleres literarios?

En el ámbito escolar es evidente la importancia de que existan talleres literarios o que lxs alumnxs puedan asistir a otros fuera de la escuela. La diversidad de talleres creará diversos lectores y escritores y eso hará que la literatura al igual que el lenguaje se relativicen y dinamicen y no se produzca un “estancamiento” generacional. Si los talleres literarios fueran parte de la currícula escolar primaria creo tener la certeza de que nuestra literatura dejará de ser eticista y moralizante por lo menos en la LIJ. Todxs pasamos por la escuela primaria (o la mayoría) y de ellxs muchxs luego serán escritores, talleristas, críticos ¿qué mejor que hayan traspasado y hayan sido atravesados por un taller literario?

¿Cuál es la frontera de un taller literario?

Al ser un espacio institucionalizado la literatura sí debe tener una frontera, un límite, una pared inquebrantable hecha por el mejor albañil: no debe ser moralizante.

¿Con qué autores trabajás?

Trabajo con autorxs que escriben literatura compleja y completa, que no le temen a lxs niñxs y adolescentxs ni al “sentido común” (eufemismo tan inocente) que muchas veces nos arrebata literaturas tan ricas como ocurrió en la Dictadura con la censura. Autorxs que escriben  de infancias sin prejuicios: Schujer, la Bodoc, Borneman,  Kaufman, Verne, Devetach, Roldán, Cinetto, y alumnxs de 4º, 5º y 6º grado.

¿Creés que los talleres deben durar un período largo, corto o indefinido?

Los talleres deben ser un proceso siempre, el proceso de lectura y escritura son para siempre. El espacio real de un taller literario puede ser un período pero la literatura no ¿Literatura como viaje? Sí ¿El recorrido? Sí ¿El lugar de destino? También ¡Proceso!

¿Cómo caracterizarías al asistente sanjuanino de taller literario?

Lxs asistentxs que conozco (chicxs de 9, 10 y 11 años) son devoradores; con las manos y uñas, con los ojos, con el olor, con la cabeza. El tallerista puede alcanzarles una servilleta, cubiertos, agua o no ¿Vale la analogía? Creo que sí.

¿Qué características debería tener un coordinador de taller literario?

Ser unx superlectorx y escribir literatura (tener letra clara y apta para la pizarra, obvio).

¿Qué panorama traen los asistentes de la literatura Sanjuanina?

En la escuela el panorama de sus maestrxs del primer ciclo. Las lecturas literarias están cercanas en el tiempo por eso hay cuestiones que las manejan excelentemente. Ahí el desafío para uno y para ellxs mismxs: despejar aún más ese panorama para ver el cielo, el sol, un poco de nubes, y los cerros verdes con una vaca (aunque estemos en San Juan).

Existe la opinión de que muchos escritores lucran o curran con un taller ¿Qué hace de un taller un taller?

En un taller se creó a Pinocho, a Frankenstein, a autómatas, relojes, etc. Taller es creación. Si falta sonamos. El curro, que los hay, existe si el/la tallerista no son lo que dije en el punto 7. Taller es trabajo.

¿Cómo se retroalimenta tu producción propia con tu actividad de coordinador de taller literario?

Las retroalimentaciones son mansas. Dialéctica: lecturas-prácticas y de ahí ¡Pum! Textos. Es innegable la relación entre lo que hacemos y lo que escribimos. Si se hace de manera consiente mejora el proceso de escritura.

¿Participaste alguna vez de un taller literario? ¿Cómo te influyó en su momento?

Sí. Hacer un taller es hacerlo con otrxs. Podríamos agregar esta característica a ¿Qué hace de un taller un taller? Influyó en la forma de usar palabras. Me desprejuicié con ciertos usos “bonitos” propios: ahora no escribo reminiscencia, etéreo (con tanta frecuencia), la segunda persona (eso se lo dejamos a Carlos Fuentes) y obscuridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s